HASTA EN LOS GOYA ESTÁN NUESTROS AMIGOS

índiceHoy queremos hablaros de otra de las facetas de nuestros queridos amigos los perros. Su papel como miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado es vital porque tienen unas capacidades que las personas no tenemos como, por ejemplo, el olfato. Entre otras labores, detectan drogas, personas vivas o muertas, explosivos y un montón de cosas más que los ha hecho indispensables. Hace poco hemos podido verlos en la entrega de los Premios Goya. Nuestro voluntario David estuvo allí y quiso contárnoslo:

“No podíamos olvidar a nuestros mejores amigos de cuatro patas en los premios más glamurosos del cine español, los Goya. Estuvieron allí, trabajando para velar por la seguridad de todos los asistentes. Allí tuve la oportunidad de conocer a DIEGO, un perrazo estupendo que iba con su compañero el Agente Kike. Gracias a su labor y a la de muchos otros compañeros pudimos tener una entrega de premios segura y sin incidentes para vivir el 30 aniversario de los premios del cine español.

A lo largo de las decenas de metros de alfombra roja, después de haber revisado todo el auditorio y el Hotel Marriot Auditorium encontramos a nuestro perruno amigo DIEGO. Después de una larga jornada de trabajo sigue pendiente hasta última hora de todo lo que ocurre. Permanece atento a todo lo que le rodea aunque de una forma distendida como si fuera un espectador más. Por delante suyo pasan todas las estrellas de nuestro cine y también del mundo del celuloide extranjero. Es curioso ver cómo casi todo el que se percataba de su presencia iba a saludarle.

Kike, el agente que va con DIEGO a todos lados, nos explica que entrenan al animal como si de un juego se tratase aunque todos sabemos que de juego nada pues gracias a perros como él podemos sentirnos seguros en sitios como aeropuertos y otros lugares de tránsito de muchas personas. Para mí una maravilla poder verle un día como hoy”.

Como dice David, la labor de estos perros es maravillosa y tenemos que estarles muy agradecidos por salvar tantas vidas. Lo importante es que sean un miembro más del cuerpo al que pertenezcan, que les hagan ser felices y no les sobrecarguen de trabajo, que les entrenen con métodos no punitivos y respetando sus sensibilidades y que les den todo aquello que un perro necesita para estar equilibrado. Cumpliendo estos requisitos claro que queremos perros que velen por nuestras vidas y es que si tuviera que confiar la mía a un ser vivo sin duda sería a un perro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *