Adopción responsable

Loyola (India) (1)LOYOLA es una perrita que llegó al albergue de ALBA y a la que buscamos una casa donde vivir. Un día se cansaron de ella y la regalaron, algo prohibido expresamente en el contrato de adopción. Hoy queremos hablaros de la historia de LOYOLA y sobre lo que es una adopción responsable en este sentido.

ALBA es una protectora, es decir, protege a los animales y defiende sus derechos algo que queda muy claro cuando se entra en el albergue (a mí me gusta llamarlo hogar provisional de animales). Por eso la persona que quiera adoptar a uno de nuestros animales tiene que venir relajado, sin prisa y habiendo meditado la decisión de querer aumentar la familia. Un perro, un gato o cualquier otro animal no es un par de zapatos que cuando se pasan de moda se tiran o regalan, que cuando ya están viejos van a la basura o que cuando nos cansamos de ellos los dejamos en el trastero.

Nuestros animales han sufrido el abandono y el maltrato y por ello intentamos buscarles la mejor familia, de ahí que, antes de adoptar a uno de nuestros animales, los candidatos pasen una entrevista. En la misma, entre otras informaciones, se les dice de una forma muy clara que el animal que adoptan NO PUEDEN REGALARLO A OTRAS PERSONAS, NO PUEDEN ABANDONARLO, NI DEJARLO EN OTRA PROTECTORA. En el supuesto de que no puedan tener ya al animal adoptado tienen que devolverlo a ALBA o bien, si conocen a alguien que quiera adoptarlo, tienen que comunicarlo a ALBA. La protectora será la que decida una vez pasada la entrevista si se le da a esa persona en adopción o no, ya que ALBA ostenta la reserva de dominio sobre el animal adoptado.

LOYOLA (3)Además, en una de las estipulaciones del contrato de adopción se establece en relación con el animal adoptado: “Expresamente se le prohíbe someterlo a vejaciones o malos tratos, mutilarlo por razones estéticas, utilizarlos para la cría, así como abandonarlo, venderlo, cederlo, tanto a un particular, como a una sociedad de protección animal distinta de ALBA o a un centro municipal de recogida de animales (Perrera), regalarlo o donarlo. Igualmente se le prohíbe llevarlo sin correa durante al menos los dos primeros meses desde la adopción con el fin de evitar que el animal se pierda o escape. Si incurre en alguna de estas circunstancias, el ADOPTANTE deberá abonar a ALBA la cuantía de 1.000 euros por incumplimiento de contrato, teniendo esta clausula el carácter de penitencial. En el caso de no poder atenderlo, el adoptante se compromete expresamente a devolver la propiedad del animal a ALBA, que ostenta la reserva de dominio sobre el animal adoptado, y que tendrá la obligación de hacerse cargo del mismo».

 ALBA hace un seguimiento de sus animales adoptados y, cuando tiene conocimiento del incumplimiento del contrato de adopción, no le queda más remedio que acudir a la vía judicial, como ha sido el caso de nuestra perrita LOYOLA. Por ello, es importante estar atentos a la entrevista y leer detenidamente el contrato de adopción antes de firmarlo.

SÍ A LA ADOPCIÓN, PERO A UNA ADOPCIÓN RESPONSABLE.

Rosa María Jiménez Puebla.

Después de las palabras de Rosa, vamos a contaros un poco lo que pasó con los dueños de LOYOLA. Esta perrita fue adoptada por una pareja y la sacaban de forma habitual al mismo sitio donde coincidían con otras personas que paseaban también a sus perros. Ellos empezaron a contar que estaban muy agobiados y que estaban pensando en regalar a LOYOLA. Después de escuchar a qué personas pensaba regalársela, Ruth, su actual mamá, decidió adoptarla. Ella ya tenía un galgo y le deba pena donde iba a acabar la pobre perra, así que se la llevo a su casa.

Un día me llamaron de otra asociación protectora, Perrigatos en Apuros. Estaban en una clínica y llegó una persona con dos perros supuestamente perdidos y al pasarles el lector vieron que uno de los chip lo habíamos puesto en ALBA. Como me conocen, me llamaron corriendo porque, además, al llamar al dueño que figuraba en la base de datos dijo que él  no tenía nada que ver con ese animal (todavía no había hecho el cambio). Enseguida pedí que retuviesen a la perra, que yo iba corriendo para allá a buscarla. Pero a los minutos me volvieron a llamar diciendo que había aparecido la dueña. Para mi sorpresa no era ninguna de las personas que vino a hacer la entrevista y la pregunté. Me conto lo que os acabo de contar.

LOYOLA (1)La hice venir al albergue con los dos perros para que me contase en persona y yo poder ver a la perra. Cuando vino vimos lo buena gente que era y la hicimos firmar el papel de acogida mientras tramitábamos la denuncia a la persona a la que se la dimos en adopción nosotros.

Cuando le llegó la notificación, se fue a chantajear a Ruth para que le diese la perra y así hacer que seguía en su casa y luego cuando nosotros nos calmásemos, pues se la devolvía otra vez. Esto que os cuento lo escuchó nuestra abogada porque estaba hablando por teléfono con ella cuando llego el supuesto propietario.

La denuncia siguió a trámite y esta persona fue condenada a pagar la multa de 1.000 € por incumplimiento de contrato ya que es a lo que se había comprometido y que no cumplió. Es muy importante leerse bien los contratos y escuchar a las personas que hacen las adopciones en ALBA ya que una adopción es un contrato vinculante entre dos partes y que hay que cumplir. La razón de esta cláusula es simple. Tratamos de evitar un nuevo abandono ya que nuestros animales han sufrido mucho y, aunque así no fuera, no hay derecho a que se les trate como mercancía.

Carolina Corral.

 

4 opiniones en “Adopción responsable”

  1. Sois geniales!!! El viernes mi hijo Daniel irá a visitaros con el colegio, está como loco. Cada vez que os vemos pasear a los perros por el pueblo se acerca a saludarlos. Siempre tenemos que decirle que despacito, que se asustan, pero él no lo entiende porque trata igual a su perro Toffee (lo adoptamos en La Camada en Guadalajara). Gracias por prestaros a concienciar a nuestros hijos de lo importante que es el respeto a los animales.

    1. Los niños son el futuro y hacemos lo que podemos dentro de nuestras posibilidades que no son muchas. Seguro que Daniel se lo va a pasar en grande. Gracias por seguirnos Ainhoa 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar