PELUCONA YA TIENE HOGAR

peluconaPELUCONA vivió mucho tiempo en la calle buscándose la vida. Nos costó cogerla pero en cuanto vio que sólo la íbamos a ayudar se convirtió en una perra muy sociable y cariñosa. Pasó mucho tiempo en ALBA y cuando empezábamos a temer porque se quedara siempre con nosotros llegó su familia.

PELUCONA, es pensar en ella y se me pone una sonrisa en la cara. Vaya perra más simpática y cariñosa. Quién le iba a decir a ella que iba a tener una familia que la iba a adorar después de todo el tiempo que estuvo abandonada a su suerte. Llevaba tanto tiempo buscándose la vida que no había quien la cogiera. A la pobre la dejaron embarazada y tuvo una camada que también recogimos y que ya están adoptados: JANEIRA, SAO PAULO e IPANEMA.

Costó mucho pero al final conseguimos atraparla y quién lo diría teniendo en cuenta lo sociable que ha demostrado ser luego. Al llegar a ALBA le hicimos una revisión y descubrimos que tenía ehrlichia y leishmania. De la primera se la trató con doxiciclina hasta que estuvo buena. De la segunda, menos mal que no había avanzado mucho y con su tratamiento diario de Alopurinol era suficiente para mantener la enfermedad a raya.

EPelucona (4)n cuanto salió de cuarentena demostró que era un terremoto de cariño y de energía. Cuando pasabas por los cheniles se ponía muy contenta y empezaba a ir para arriba y para abajo para ver si entrabas a por ella. Al principio era un poco bruta pero por las ganas que tenía de cariño y atención. Le ponías su arnés y a pasear, iba bastante bien aunque a veces tiraba un poco. A saber si alguna vez en su vida habría ido con correa. Y cuando la llevabas al patio y la soltabas se ponía a olerlo todo y a corretear por el recinto con el compañero de turno. Era un placer  verla disfrutar de cada segundo de tranquilidad. Y es que PELUCONA ya no tenía que jugarse la vida cruzando carreteras ni pasar hambre o sed o no dormir tranquila por temor a que le pasara algo a ella o a sus cachorros.

Es una glotona y pronto se puso hasta gordita. Todo iba bien hasta que un día, durante el baño, noté que tenía un bulto en una de sus mamas. La labor de los voluntarios es vital para estas cosas. Nosotros somos los que los tocamos más, yo siempre les digo a mis compañeros que los soben mucho y que si notan cualquier cosa nos lo digan. Pues bien, era un tumor pero se pilló a tiempo. La operamos y salió todo a pedir de boca. Su suerte empezaba a cambiar y es que, después de ser invisible para los posibles adoptantes llegó la que hoy es su familia.

Pelucona (1)Hice la entrevista y salí encantada. Son de esos adoptantes que sales pensando que una sociedad que respete a los animales es posible. Se sentaron y me dijeron lo siguiente “queremos adoptar al perro que más lo necesite”. Y ahí no sabes si levantarte y darles un beso o salir a gritarlo a todo el albergue. No es común, ojalá. Sólo había una condición y es que se llevara bien con gatos ya que sería hermana de varios felinos en casa. Fuimos a por PELUCONA y entramos en la gatera con ella para ver cómo reaccionaba y pasó la prueba de lujo. Y así se fue con su nueva familia. Todavía me acuerdo de nuestra gordita y de su cara preciosa. A su familia darles las gracias por haberle dado la oportunidad. Y a los que estáis leyendo esto, comentaros que hay muchos animales esperando su momento. Si estáis pensando en aumentar la familia no dudéis en venir a vernos. Y si no también, ya sabéis que hay muchas formas de ayudarles como apadrinando o siendo voluntario o casa de acogida.

Patricia Vadillo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar