ADIOS MOISÉS, siempre en el corazón

moises

Nos ha dejado, nuestro pequeño ángel nos ha dejado y estamos muy tristes. Pero si alguien lo siente de verdad es la que ha sido su madre y salvadora todos estos años, Amelia. No conocía la historia de MOISÉS hasta que se ha ido y, recordándole, me he enterado de cómo llegó a ALBA y a su familia de verdad. He querido compartirla con todos vosotros y hacerle así un pequeño homenaje, a él y a tantos otros que han sufrido en sus carnes ser un perro de cría.

Hace casi cinco años, la FAPAM (Federación de Asociaciones de protección Animal de Madrid) denunció a un criadero ilegal que estaba en Villaviciosa de Odón. Allí acudió el SEPRONA (Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil) junto con la FAPAM de la que forma parte ALBA. Encontraron más de 140 animales de raza viviendo enjaulados en condiciones deplorables. Los animales estaban hacinados y en condiciones tan insalubres como crueles. Por ello, la FAPAM solicitó la incautación de los animales de manera urgente y así se hizo.

incautacionodon3¿Sabéis esas fotos que se ven en las incautaciones con animales apilados en jaulas? ¿Esas en las que el suelo es de barrotes y no tienen ni un colchón para tumbarse? Pues así estaban, con unos comederos y bebederos de metal llenos de mierda, porque eso es lo que había, mierda y podredumbre. La instalación obviamente no tenía ni un solo permiso y todo era ilegal. Imaginaros en qué condiciones estaban algunos de ellos. Muchos no sabían ni andar porque jamás habían salido de su cárcel. Otros tenían las patas deformadas o atrofiadas de los barrotes. Había perros con miembros amputados de habérselos pillado con las rejillas del suelo y…el resto o lo podéis imaginar.

Entre estos pobres ángeles estaban MOISÉS y ONCITA. Llegaron hechos polvo al albergue y Amelia se los llevó de acogida a su casa hasta que mejorasen y encontrasen una familia definitiva. Lo que no sabía ella era que acababa de incorporar a dos miembros más a su ya gran familia.

Oncita y Moisés (2)MOISÉS tenía leishmania y hubo que ponerle Glucantime y Alopurinol. De hecho, hubo que pincharle 56 inyecciones hasta que consiguió remontar. Amelia me contaba que cuando la veía con la jeringa el pobre huía despavorido. No sabía él que más sufría Amelia viéndole malito. MOISÉS tenía nueve años pero no lo parecía, era muy vital y alegre y encandilaba a todo el mundo. Cuando se puso bueno le reservaron en Alemania pero se le hinchó una de las patas por una pioderma profunda. Esto se debía a que toda su vida había estado pisando los barrotes de su jaula en lugar de un suelo firme. Tardó mucho en curarse y, de hecho, le pasó otras cuatro o cinco veces más en diferentes patas. Se le ponían el triple de grandes y el pobre padecía inmensos dolores. Hubo que atiborrarle a antibióticos y calmantes y sajarle las patitas para evitar daños mayores.

ONCITA no lo tenía mejor pues a pesar de ser negativa en leishmania tenía problemas en los ojos. En realidad no tenía ojos porque no se le habían formado. En su lugar había dos aberturas por las que lloraba constantemente. Un especialista la valoró y se le quitaron los globos oculares sustituyéndolos por bolas de silicona. De esta forma le dejaban de llorar.

Toffe y Cotufa  Navidad 2009Ambos lo tenían complicado para encontrar una familia y se llevaban tan bien que Amelia decidió adoptarlos y añadir dos miembros más a su manada. La suerte que no tuvieron hasta ese momento les llegó de golpe. En su casa han vivido con Amelia y su familia y con otros afortunados como ellos como COTUFA o TOFEE. Pero no todos tienen esa suerte y mueren solos tras sufrir dolores horribles para que luego la gente compre cachorros en las tiendas de animales. Todo el mundo debería saber que cuando compras un cachorro, hay detrás unos padres sufriendo durante años maltratos y penurias.

moises_oncitaMOISÉS supo lo que es el amor, el calor de una familia, los abrazos, las caricias, los paseos, un sofá, su manta, dormir sin miedo, comer sin pensar cuándo volvería a tener comida, el calor en invierno y el fresquito en verano, supo lo que es el cariño, la alegría y fue FELIZ. A sus trece años, su cuerpecito ya no puedo más, le fallaban los riñones y ya sólo le quedaba por delante sufrimiento hasta que le llegara su momento. También en ese momento estuvo su mamá Amelia, en lugar de pensar en ella misma y en que no quería perderle, pensó en MOISÉS y le ayudó a cruzar el puente del arcoíris. Estuvo con él, abrazándole, dándole cariño y haciendo lo que sólo una madre puede hacer en esos momentos. Le tuvo entre sus brazos hasta mucho después de que se hubiera ido, probablemente porque no quería que el tiempo pasara.

MOISES (4)MOISÉS está hoy con muchos otros animales que como él sufrieron en un criadero, esas almas puras que nunca entendieron por qué la vida era así de hija de puta. Ahora en el cielo, MOISÉS les podrá explicar que tuvieron mala suerte pero que las personas no somos todas malas. Al revés, hay gente con un corazón que no le cabe en el pecho y que ama a sus animales como a miembros de su familia. Les hablará de su casa, de sus hermanos perrunos y de su mamá. MOISÉS, cuéntaselo a ellos y a tantos otros que no han sabido como tú lo que es una familia. Y desde aquí sólo te pido que nos des fuerzas cuando veas que flaqueamos porque esto que hacemos es muy duro aunque nunca tanto como lo es para vosotros. Allá donde estés, te querremos siempre y no te olvidaremos jamás aunque créeme, si hay alguien que no te va a olvidar es tu mamá, Amelia.

Patricia Vadillo

5 opiniones en “ADIOS MOISÉS, siempre en el corazón”

  1. Y es de suponer que los responsables de esta canallada, los del criadero, se irán de rositas o con una multa a lo sumo, una multa que ya habrán amortizado plenamente y les importará más bien poco. ¿Podría entrar estos casos en esa Ley contra Maltrato Animal que tanto estamos esperando?
    Por otra parte, creo que en ese libro que quedó pendiente el otro día deberían entrar también estas historias, a ver si de una P… vez la gente se conciencia y adopta en lugar de comprar,

    1. Ya sabes cómo son estas cosas. Se deberían prohibir los criaderos porque son una aberración. Ojalá llegue un día en que las personas no compren a sus amigos de cuatro patas y los adopten…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *