La granja de ALBA

granjaEn ALBA no sólo residen perros y gatos. Tenemos una auténtica granja que hay que cuidar día tras día. Las ALBA KIDS FOR ANIMALS lo saben y por eso colaboran cada vez que pueden con los cuidados de todos nuestros habitantes.

Cuando la gente viene a visitarnos al albergue es curioso cómo, casi todos, se sorprenden ante el mismo hecho y es que no sólo tenemos gatos y perros. Nos definimos como una protectora de animales y eso es lo que hacemos, proteger a todos los animales, al menos a todos los que somos capaces.

granja 2En el post de hoy queríamos enseñaros al resto de habitantes que hay en ALBA y que han llegado de diversas maneras. Empecemos por el palomar donde viven palomas, como es lógico, gallos, gallinas, patos y pavos. Lo que empezó siendo un pequeño espacio para aves que no podían volver a su hábitat, se ha convertido en un auténtico resort de vacaciones con su estanque  y todo.

Luego tenemos la habitación de los loros y es que no es una jaula, se trata de una estancia que hemos acondicionado para nuestros pequeños. Allí se lo pasan de maravilla subiendo por las ramas y hablando…¡no paran! Muchas veces pasas por allí y yo estoy convencida de que te vacilan y luego se ríen a escondidas. Y no exagero, resulta que los graciosos se han aprendido algunas expresiones malsonantes y es que te tienes que reír al escucharles.

granja 5También tenemos una cuadra en la que viven animales de varias especies. Ovejas y cabras se llevan estupendamente y comparten cobijo y comida. Se dan calor en invierno y disfrutan de la sombra en verano. Junto a ellas viven PEGGY y LA PONA. Su historia es bastante especial ya que vagaban por una carretera en Getafe. Nos dieron el aviso y fuimos a por ellas, estaban aterrorizadas. Suponemos que pertenecían a alguna persona de un poblado chabolista cercano que no quiso hacerse cargo de ellas y les dio la patada. Primero cogimos a PEGGY, que por entonces tenía el tamaño de un perro grande, pero La Pona no se dejaba coger. Nos dimos cuenta de que ambas eran inseparables y habían establecido un vínculo muy fuerte cosa que aprovechamos. Usamos a PEGGY como “cebo” y las capturamos a ambas. Desde entonces viven en el albergue y son muy felices.

Así a groso modo, estos son los animales que viven en ALBA y de los que disfrutamos pues se han acostumbrado a nuestra presencia y algunos agradecen que vayas a pasar un rato con ellos. Bueno y a darles de comer, PEGGY no entiende de amigos como entres a verla con pan en la mano.

granja 8Pero como podréis imaginar, el mantenimiento de sus instalaciones es muy costoso tanto en dinero como en esfuerzo físico. Aparte de alimentarles, hay que tenerles en las mejores condiciones y limpiar sus estancias a menudo. Menos mal que contamos con las ALBA KIDS FOR ANIMALS, ellas están encantadas de pasar la mañana con los animales limpiándolos y alimentándolos. Es una labor ardua pero ellas no se quejan. Si ellas pueden, todos podemos.

Aclarar que siempre intentamos que los animales vuelvan al lugar de donde vinieron pues es donde seguramente sean más felices. Pero no siempre es posible y por ello buscamos diferentes soluciones como las que os hemos comentado. Y para poder seguir ayudándolos necesitamos de toda la colaboración posible así que si te animas, haz un donativo, conviértete en socio o apadrina a uno de nuestros animales.

Patricia Vadillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar