Consejos para tener animales con niños

AKFA_ADRIDULAMAPara una buena convivencia entre niños y animales debemos tener en cuenta una serie de pautas que nos facilitarán la vida a todos. Hay que velar por la seguridad de los más pequeños y también por la de nuestras mascotas.

Hoy os queremos dar algunos consejos para aquellas familias que tienen o quieren tener animales. Hay que hacer las cosas bien por la seguridad y felicidad de todos. Lo primero que recomiendo es paciencia pues no todos los perros y los niños son iguales. Me centro ahora más en los perros y es que algunos no les tienen ningún miedo pero otros sí ya que no han tratado nunca con ellos. Normalmente los adultos somos más sosegados (no todos) y nos acercamos al animal con más consciencia de cómo hacerlo. Los más pequeños, como niños que son, se acercan de una forma brusca, rápida e impredecible para el animal. Esto les genera inseguridad a los peludetes y por ello tenemos que enseñarles a nuestros hijos algunas cosas sobre sus amigos de cuatro patas.

Todo niño (y adulto) debe saber que:

  • Cuando hay animales, siempre debe de haber un adulto presente.
  • Antes de acercarse a ningún animal doméstico hay que pedir permiso a su dueño.
  • Hay que acercarse despacio y hablarles lo mínimo, de forma pausada y sin gritar ni mirarles fijamente a los ojos. Primero le ofreceremos la mano para que nos huela y, si el dueño nos lo permite, pasaremos a acariciarle.
  • Si hay animales vagando solos por la calle no han de acercarse, avisarán a un adulto para que llame a una protectora de animales que venga a ayudarle.
  • Le explicaremos que no debe apoyarse sobre su lomo (algo que tienden a hacer mucho los niños) ya que para muchos perros eso es una señal de dominio y pueden enfadarse. Mucho menos les permitiremos que se suban “a caballito”.
  • No se les puede coger en brazos o desestabilizarles.DSC01901
  • Cuando el animal quiera dejar de jugar, deben respetarle y dejarle tranquilo porque NO SON JUGUETES.

Los padres no quedan exentos de consejos a la hora de adoptar a un animal (porque los miembros de la familia no se compran, se adoptan):

  • Hay que tener cuidado especialmente con los perros más pequeños pues los niños pueden hacerles daño más fácilmente. Además, son los que más suelen morder o ladrar ya que se sienten amenazados antes.
  • Es muy importante escoger el animal adecuado. Es recomendable que no sea muy pequeño en cuanto al tamaño ya que favorecerá el trato entre ambos.
  • No debemos dejar a solas a un niño con un perro desconocido.
  • Hay que vigilar a los niños, sobre todo a los más pequeños. Éstos no controlan sus impulsos ni su fuerza y son más irritables si no consiguen lo que quieren.
  • Los verdaderos responsables del animal somos nosotros. Nuestros hijos están aprendiendo y si queremos evitar accidentes hay que ser conscientes de que todo ha de pasar por nuestra supervisión.
  • Si por la razón que sea, nuestra mascota no es feliz o no está segura en casa, deberemos buscarle un nuevo hogar aunque sea un disgusto para la familia.
  • Los padres son el modelo de conducta de sus hijos. Si queremos que los pequeños se porten bien con los animales y sean responsables, deberán verlo primero en nosotros.

Estos son solo algunos consejos a tener en cuenta pero debemos siempre conocer bien a nuestra mascota y también a nuestros niños y ante cualquier duda hay que acudir a un profesional para que nos ayude.

Patricia Vadillo

2 opiniones en “Consejos para tener animales con niños”

  1. Viendo lo organizado y coherente de estos consejos y teniendo en cuenta lo muy útiles y necesarios que son, se me ocurre que una de las maneras más efectivas de hacerlos llegar sería dar un cursillo de “Educación para el trato de mascotas en el ámbito urbano” o algo así, en los colegios. Quizá en colaboración con los ayuntamientos o dirigiéndose directamente a los colegios. A los niños podría gustarles mucho y ser muy útil, no solamente si piensan tener una mascota, sino para el trato cotidiano con cualquier mascota que se puedan encontrar por la calle, lo que sucederá con toda seguridad. Para que tuviera más gancho, podría ir dentro del apartado de educación cívica o algo así, para la seguridad de niños y animales y para entenderlos mejor. Se hacen cursillos de teatro y un montón de actividades extraescolares. Como cuando los llevan a una granja.

    De hecho, ahora que lo estoy pensando, es de esas muchas cosas que no se trataban ni siquiera cuando estaban los textos de la asignatura de “Educación para la ciudadanía”. O sea, una asignatura pendiente.

    Es una sugerencia nada más ¿eh? Igual hasta ya lo habíais pensado.

    Y una cosa que yo he podido comprobar en la práctica que funciona, que me corrija Patricia si no es cierto, es que una de las mejores maneras de aproximarse a un animal, sea el que sea, aparte de hacerlo poco a poco, no mirarle a los ojos y darle a oler nuestra mano es hacerlo siempre desde abajo, o sea, no intentar darle a oler la mano por encima de su cabeza, sino por debajo, esperando que se aproxime con tranquilidad porque la mayoría de animales interpretan como un signo de dominancia potencial la aproximación por encima o un intento de acariciarle la cabeza por parte de un desconocido. Incluso ponernos a su nivel, acuclillados y darle entonces nuestra mano.

    Más todavía si es un perrito o un gatito que un niño se pueda encontrar por ahí.

    Besos.

    1. Nos lees el pensamiento 🙂
      Desde hace tiempo, ALBA intenta hacer precisamente lo que nos propones. Por un lado acudimos a muchos colegios con algunos de nuestros animales y damos charlas sobre lo que hacemos y también sobre cómo deben comportarse con sus mascotas o con animales de la calle. Por otro, al albergue acuden clases enteras y desarrollan actividades con los animales de ALBA que no son sólo perros o gatos pues tenemos también a nuestra cerdita Peggy, a La Pona, cabras, ovejas, patos, gallinas y muchos otros animales.

      Hace un año nos dejó nuestra compañera Anne a la cual queríamos con locura. En su inmensa generosidad nos dejó un dinero para ayudar al albergue y parte del mismo lo hemos invertido en una caseta de madera preparada para recibir a estos colegios. Se trata de que vengan a hacer actividades y conozcan de primera mano lo que está pasando con los animales. Hacemos muchas cosas pero todas destinadas a concienciarles. Estamos empezando pero poco a poco vamos poniendo nuestro pequeño grano de arena.

      Y sobre tu consejo de ir agachado es buena idea. En la mayoría de los casos les damos menos miedo si nos agachamos así como si no llevamos gafas de sol. Parece una tontería pero se ven reflejados en los cristales, sobre todo si son de espejos, y les da mucho miedo. Cuando entro a por un animal que no me conoce o es miedoso siempre me las quito, y me agacho 🙂 Aunque he de decirte que a veces, es el gesto de agacharse el que les asusta. Eso nos pasaba con nuestra perra MANICURA ya adoptada. Si te agachas se aterroriza todavía hoy. A saber qué le ha pasado para que eso sea así. Pero por lo general es mejor agacharse.

      Muchas gracias por tus comentarios, es un gustazo ver reflexiones y nuevas ideas incluso.

      Un besazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *