Febrero, el miedo de los galgos

Este es el título de un documental que se ha rodado para denunciar la triste situación de los galgos en España. Son criados sin control y usados para una actividad que debería haber desaparecido. Tras una vida de servicio y penurias, los más afortunados son abandonados. El resto asesinados. Hay que acabar con esto.

BAMBÚCada año llega febrero y, con él, el abandono masivo de galgos. Este tema se puede analizar desde muchos puntos de vista pero no hay ninguno que sea de recibo. Abandonos y asesinatos se multiplican y las protectoras, entre ellas ALBA,  no dan abasto. ¿Por qué febrero? Pues porque se acaba la temporada de caza y los mal llamados galgueros se deshacen de lo que ya no les vale.

Y digo “mal llamados galgueros” porque en mi opinión no merecen tener un nombre que derive de una palabra tan bella como es “galgo”, sinónimo de nobleza, hermosura, lealtad, fidelidad y amor. Habría que llamarles maltratadores, asesinos o desalmados. Eso dejando a un lado otras palabras que suenan peor pero que posiblemente les definan mejor.

El ciclo de los galgos comienza con la cría indiscriminada. Seleccionan los perros que les sirven para tan cruel fin y…¿qué hacen con el resto? No es difícil de imaginar. Durante dos o tres años de servicio son maltratados ya que apenas les dan de comer y no reciben los cuidados necesarios. Cuando no valen, se deshacen de ellos. Hay dos opciones: el abandono o acabar con su vida. Pero antes les quitan el chip para no dejar pistas. La herida en el cuello les delata.

HILVÁN COSEEn el caso del abandono, los galgos corren diferente suerte. Unos encuentran buenas personas que les ayudan. Otros, malas personas que no. Los hay que son atropellados o mueren de hambre o de frío. Y algunos afortunados llegan a las protectoras, lugar donde se les da la vida que merecen.

En el caso de los que son asesinados corren diferente suerte. Unos reciben un tiro y mueren rápidamente. A otros les cosen a perdigonazos. Otros son ahorcados y otros ahogados. Muertes viles y cobardes. Muertes inmerecidas.

Y aquí entra en juego el desamparo jurídico que tienen los animales. Las penas son insuficientes, a pesar del ligero endurecimiento que ha habido recientemente. Matar o maltratar un animal es barato. Y los galgueros lo niegan, lógico por otra parte. Una cosa es hacer las cosas por la espalda, matar a seres indefensos. Otra jactarse ante los que no comparten sus prácticas.

BELENADesde este blog sólo quiero desear a los galgueros una cosa. Que reciban lo que han dado. De esta forma mi conciencia queda tranquila ya que, al que les haya tratado bien sólo deseo cosas buenas. Al resto…eso, lo que hayan dado.

Aquí os dejamos la noticia que sacaron en Telecinco. Algunas imágenes son duras pero más duro es para ellos. Seremos la voz de los que no puedan hablar. Lucharemos por vosotros.

http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/galgos-mes-temido-temporada-caza_2_1742505077.html

Patricia Vadillo

Y además, hemos querido recurperar una carta que escribió hace cuatro años nuestra Presidenta Carolina Corral. Por desgracia, todo lo que pone sigue vigente a pesar del tiempo que ha pasado. Aquí os la dejamos con la esperanza de que un día esta misiva sea sólo el recuerdo de una España pasada.

CARTA DE UN PERRO DE CAZA

MI MÁS SINCERO PÉSAME

RIVIERA

“A partir de hoy, domingo 21 de febrero, las listas del paro van a aumentar de una manera desorbitada entre la plantilla de los perros de caza. Y esto, ¿a qué se debe? Pues básicamente a que hoy finaliza la TEMPORADA DE CAZA. Ya no importa lo bueno que uno haya sido cazando, lo rápido y obediente que haya sido, lo fiel y cariñoso, todo eso ya no importa… Ha acabado la época de caza y ahora nos convertimos en un verdadero estorbo y en un gasto innecesario. Ya no cuenta el espíritu de sacrificio que hayas tenido cuando sólo nos habían alimentado con mendrugos de pan duro o sobras en mal estado, ya no cuenta que hayas sido sumiso cuando sólo te han tratado a patadas y con malos modos, ya no cuenta que uno haya salido a cazar cuando estaba enfermo y le fallaban las fuerzas ya que nunca nos llevaban al veterinario porque esto suponía mucho gasto… todo eso ya no cuenta. Alguno de nosotros, afortunados o desafortunados (según cómo se mire), seguiremos estando en plantilla pero sólo por el mero hecho de que nos necesitan como sementales para criar más desgraciados como nosotros para la próxima época de caza”.

Y para las protectoras y amantes de los animales ahora empieza la temporada alta. Temporada alta en la que tenemos que aumentar la plantilla de voluntarios y que, además, hagan horas extras sin prácticamente tiempo para descansar y lógicamente sin ninguna remuneración económica. El teléfono empezará a sonar con cientos de casos de animales de caza atropellados, heridos, desnutridos, deshidratados y siempre muy asustados y desconfiados. Y en un 90% de los casos sin chip y eso que hace exactamente 20 años que es obligatoria la identificación de nuestros perros y gatos con chip.

TERELUY luego nos piden respeto hacia los cazadores y hacia el deporte de la caza pero lo miremos por dónde lo miremos no podemos engañarnos a nosotros mismos. El llamado “Deporte de la Caza” significa en un 80% de los casos, hacinamiento, sufrimiento, dolor, vejaciones, crueldad y exterminio, en unas ocasiones de manera directa y en otras de manera indirecta, de los que se supone que tienen que ser, o que son, nuestros compañeros de trabajo. Con amigos como éstos, ¿para qué queremos enemigos?

Y si no se creen lo que les cuento, juzguen con sus propios ojos. Echen un vistazo a las cunetas de las carreteras por donde circulan, a los campos de alrededor de su lugar de residencia, visiten alguna perrera o protectora de animales, etc. Deseo de corazón que ninguno de ustedes pierda la vida en un accidente de tráfico después de atropellar a un pobre galgo asustado que lleva semanas vagando por las carreteras al haber sido abandonado por su dueño que, felizmente charla en el bar de su pueblo con sus amigos, sin ningún tipo de remordimiento, a la vez que comentan las piezas que han capturado y lo emocionante que va a ser la próxima época de caza.

Carolina Corral (Presidenta de ALBA).

5 opiniones en “Febrero, el miedo de los galgos”

  1. Un articulo muy duro y tristemente una desafortunada realidad, comparto por completo tu opinión y tu deseo de que reciban lo que se merecen esos mal nacidos que maltratan y no respetan la vida de nuestros Galgos.

  2. Desde nuestra fundación de ayuda a los galgos también lo hemos notado, el mes de febrero es un mes negro para esta raza en particular. Acogemos muchos durante el año y la verdad que es una pena. Un animal tan precioso… en fin…
    Si queréis conocerlos o alguien que quiera adoptar, no dudéis en pasaros por nuestra web:
    http://sosgalgos.com/

    1. Buenas tardes compañeros.
      Muchas gracias por vuestro comentario, por desgracia sabéis tan bien como nosotros el gran problema que hay con estos animales. No se lo merecen y entre todos vamos a luchar porque se les respete.
      Mientras tanto cuidaremos de ellos entre todos.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *