PIG, la perrita acordeón


pigPIG es una perra que fue abandonada al nacer junto a sus hermanas, como tantos que llegan a ALBA. La persona que la encontró la llevó a sacrificar pues había nacido con una anomalía física ya que le falta una parte de la columna vertebral. Pero allí tuvo la suerte de encontrar a su ángel y ser adoptada.

Cuando PIG llegó al mundo no pensó que sería tan famosa. De hecho, hoy en día no es consciente de las pasiones que levanta por todo el mundo. Fue abandonada junto con sus dos hermanas en un bosque de Georgia (Estados Unidos) cuando contaba con pocos días de vida. Sus ladridos alertaron a una mujer que paseaba por el lugar y que las encontró y salvó. Pero pronto se dio cuenta de que PIG era diferente.

A esta preciosa perrita le falta un trozo de columna vertebral por lo que sus órganos están comprimidos en menos espacio que un perro sin su problema. Además, su constitución no es exactamente igual que la del resto de sus congéneres. Cuando la mujer que la recogió se dio cuenta de la situación, acudió al veterinario para sacrificarla. Allí apareció en ángel de la guarda de PIG: Kim Dillenbeck. Cuando la vio se enamoró de ella y se informó sobre su estado. Le dijeron que tenía el tronco muy corto y que los órganos vitales estaban comprimidos en el abdomen por lo que su aspecto es abultado. De hecho, le llaman la perra acordeón por su gracioso aspecto. También dicen que se parece a un cerdito por lo que su nueva mamá la bautizó como PIG cuando la adoptó las pasadas navidades.

pig_6PIG tiene ahora 8 meses y pesa 6,8 kilos mientras que sus hermanas alcanzan ya casi los 20 kilos. El problema es que, si sigue aumentando de peso y sube otros 10 kilos, su vida estaría en peligro. Los órganos crecerían más que su cuerpo y no podría soportarlo. De ahí la importancia de vigilarla de cerca y de intentar que esto no suceda.

Actualmente, PIG vive sin dolor y es feliz en su casa con su familia. Por ello, es importante plantearse si, en alguna ocasión, se sacrifica a un animal por nuestra comodidad o miedo o pensando en él. Si éste no sufre y puede hacer una vida normal, creo firmemente que merece disfrutar de los placeres del día a día sea cual sea su aspecto. Evidentemente, hay que tener claro si vamos a poder ocuparnos del animal en caso de que éste tenga necesidades especiales y de si, en caso de que enferme, podremos sufragar los gastos. Pero si no podemos, antes de sacrificar es mejor buscarle un hogar pues el mundo está lleno de buenas personas que estarán encantados de ayudar a un animal como PIG.

Ahora bien, también se da en ocasiones el caso contrario y alargamos la agonía del animal sólo por el egoísmo de tenerlo junto a nosotros a pesar de que sufra dolores tremendos. Por ello, en estos casos, lo mejor es consultar a nuestro veterinario de confianza y separar los sentimientos para centrarnos en qué es lo que necesita nuestra mascota. Al final todo se reduce a eso, a ponerlos por delante de todo.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=9rGxBhScm68]

Desde ALBA deseamos fervientemente que PIG sea feliz y que viva muchos años junto a su familia. Deseamos también que los animales que nazcan con necesidades especiales lleguen a manos de personas responsables y con un gran corazón para que busquen la mejor solución para ellos.

Patricia Vadillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar