Gironda

Fecha de publicación: 28/01/2019

Fecha de entrada en albergue:

Nacido: 10/06/2014

Sexo: Hembra

peso 45Kg
tamaño 70cm

Su historia

Me llamo GIRONDA y acabé abandonada en un polígono industrial. Estaba tan asustada que me metí en un callejón y me tiré en un lado contra la pared intentando pasar desapercibida. Ya me dijo la voluntaria de ALBA que con mi tamaño me iba a resultar muy complicado que no me viesen. Una chica me vio y avisó a la policía que vino y bloqueó el callejón con su coche mientras venía la voluntaria de ALBA. El policía me daba mucho miedo y yo intenté salir corriendo. Cuando llegó la voluntaria enseguida me puso una correa alrededor del cuello pero yo tenía tanto miedo que no me atrevía a mover un músculo. Madre mía!! pobre chica!!! intentó cogerme en brazos para llevarme a su coche pero le fue imposible así que decidió acercar su coche a donde yo me encontraba y ya entre dos o tres personas me subieron a su coche. Yo estaba asustada y nerviosa e iba babeando así que le decoré todo el respaldo del sillón con mis babas y eso que me pareció escuchar que el coche era nuevo. En fin!!! Han pasado los días y he ido perdiendo el miedo. Además, he tenido mucha suerte de que me hayan recogido porque resulta que tenía una infección de útero (piómetra) y me tuvieron que operar de urgencias o de lo contrario podría haber muerto.

Ya he pasado la cuarentena, me han bañado, porque llegué oliendo fatal, y ya he empezado a salir a pasear con correa. En dos días he pasado a ser una perra nueva. Me llevo bien con otros perros. Ahora convivo con XENON y nos llevamos genial porque además somos los dos igual de grandes. Me gusta que me acaricien y tengo un corazón tan grande como yo. Te vienes a conocerme?

Ya está castrada. Positiva de leishmania (se la está tratando) y según analíticas generales no hay sospecha de ehrlichia.

4-10-2019

¡Hola a todos!
Me llamo Gironda y estoy en casa de acogida, en Camarma de Esteruelas, un pueblecito de Madrid, desde hace dos meses. Llegué a mi nueva casa con mucho miedo, pero enseguida me encantó jugar en el jardín y seguir a todas partes a mi nueva humana. Continúo teniendo un poco de miedo a hombres erguidos, pero poco a poco voy mejorando en ese aspecto, de hecho, no me gusta salir de casa sin mi humano, me siento más segura con él.
¡Mis humanos dicen que me porto muy bien y soy muy guapa! Hago pis y caca en la calle, soy súper sociable con otros perros, da igual que sean machos o hembras, jóvenes o adultos, grandes o pequeños. Es verdad que en los primeros días en casa me comí un par de cojines, pero tenéis que comprender que aún no sabía distinguir entre lo que eran o no juguetes.
Hay gente que dice que soy muy grande, pero soy tranquila y me adapto muy bien a espacios pequeños: me encanta acompañar a mis humanos dentro de casa y hacerme una rosca en mi mantita a ver televisión con ellos. Casi siempre me quedo dormida y ronco un poco, pero no se lo digáis a nadie… A pesar de que vivo en un chalet con jardín, también me he sentido cómoda en pisos más pequeños de otros humanos amigos que visité en Madrid.
No os voy a mentir, me encanta comer, me como mi ración en 2 minutos, no lo puedo evitar. Me fascina viajar en el coche, subo sola al maletero y estoy tranquila durante todo el viaje. Mis humanos siempre me llevan a sitios chulos donde pasear y poder oler los rastros de otros animales. Los del baño es un tema algo más complicado, no me gustan las alcachofas de ducha ni las mangueras (hacen un ruido muy raro), pero tolero que me bañen con una esponja mojada con agua y jabón, y me quedo muy quieta durante el proceso.
Como sabréis tengo leishmania, no es nada contagioso y está totalmente controlada. Además, eso no me afecta en mi vida diaria ni a la de mis humanos, ellos sólo tienen que darme dos pastillas con mi ración por la mañana que engullo como el resto de mi comida.
Lamentablemente mis humanos se van a mudar a un país lejano en Enero del próximo año y me gustaría encontrar una familia que me adoptara, con quien quedarme y ofrecerles mi compañía y amor para siempre.