« Volver a Noticias

VI JORNADAS DE CONTROL DE COLONIAS FELINAS

Éxito total de las VI Jornadas de Castración felina: ¡172 gatos! El pasado domingo tuvieron lugar en ALBA las VI Jornadas de castración felina con un resultado más que satisfactorio. Pasaron por el albergue 172 gatos que fueron tratados con todo el amor del mundo. Gracias a la colaboración de tanta gente hemos conseguido superar la cifra del año pasado.

10/03/2014

Llevábamos muchos días preparando el gran evento felino del albergue. El objetivo era hacerlo igual de bien o mejor que el año pasado y lo hemos conseguido. El domingo 9 de marzo bien temprano se afanaban en ultimar los detalles para acoger a las personas que habían pedido cita para castrar a los gatos de sus colonias. Con los nervios a flor de piel se dio el pistoletazo de salida y comenzó una verdadera maratón.

Nada más pasar la entrada estaban varios voluntarios atendiendo el rastrillo cuyo fin es recaudar dinero para poder seguir haciendo cosas como ésta. A pesar del calor, aguantaron todo el día y atendieron con una sonrisa en la cara. Lo mismo en el bar donde se sirvieron bebidas y comida a los que quisieron pasar un rato agradable esperando a los animales que habían traído.

El primer paso para las personas que acudieron a ALBA el domingo era la recepción. Allí se comprobaba que venían a la hora citada y se les daba un número que acompañaría a cada animal durante todo el proceso para evitar confusiones. La persona en cuestión era dirigida a la zona de toma de datos donde rellenaban el formulario identificándose tanto a ellos mismos como al animal o animales que hubieran traído. Cada gato tenía una ficha que iba en el transportín y que se iba rellenando a medida que iba pasando por las distintas fases del proceso.

Lo siguiente, recoger al animal y llevarle a la sala de espera donde aguardaría su turno. Una vez les llegaba, eran trasladados a la zona de sedación donde, una vez pinchados, se esperaba a que se durmiera. La siguiente fase era la de recogida de muestras y es que, aprovechando las jornadas de castración, se recogen datos de cara a hacer un estudio comparativo en el que poder ver la evolución de los gatos de la calle. A pesar de que la muestra no es muy grande si tenemos en cuenta la de gatos que viven de esta forma, sí nos da información sobre el estado de estos gatos y sobre la evolución de las enfermedades que les afectan para poder luchar contra ellas. Aquí, además, se les ponía una vía y se les hacían test de inmunodeficiencia y leucemia.

Durante todo el proceso se iba verificando que el animal correspondía con la ficha gracias a un collar con el número de la misma y a las descripciones que se iban apuntando. En el preoperatorio se les inyectaba antibiótico, antiinflamatorio y un antiparasitario externo y de ahí a la mesa de quirófano. Ni más ni menos que cinco han sido los quirófanos para hembras y dos las mesas para machos. De ahí a la fase de recuperación donde se comprobaba que todo hubiera ido bien, se les retiraba la vía y se comprobaba que tuvieran hecho el corte en la oreja que les identifica como gatos castrados para evitar que les capturen en un futuro con la intención de esterilizarlos. Después se les dejaba que despertaran poco a poco. Por último, eran entregados a las personas que con tanto esfuerzo les habían traído.

De los gatos que pasaron por las instalaciones de la protectora 104 fueron hembras y 68 machos. Es una proporción muy positiva en el sentido de que lo más interesante es castrar cuantas más gatas mejor ya que se evitan más embarazos indeseados.

Fue un día muy duro, muchas horas de nervios y de esfuerzo pero mereció la pena. Estos animales no podrán multiplicarse y evitaremos así muchísimas camadas de gatos que malvivirán en la calle. Desde ALBA queremos dar las gracias a las personas que han traído a estos preciosos gatos, a veterinarios, auxiliares y demás personas de la profesión que han prestado sus servicios de forma altruista, a todos los que han colaborado con material o con su presencia, a los que han difundido el evento y, sobre todo, a los voluntarios y personas que forman parte de la familia de ALBA por esforzarse tanto en que todo haya salido a pedir de boca.

No hemos terminado de recuperarnos de soberana paliza pero hay que pensar ya en el objetivo para 2015: mejorar todavía más. ¿Lo conseguiremos? Seguro que sí.

Os dejamos también la noticia que publicamos en el blog hace unos días y la nota de prensa donde hay más datos sobre la participación y el fin de estas jornadas.


Compartir
« Volver a Noticias